lunes, 21 de diciembre de 2015

Una casa llena de palabras de Eleanor Brown

Sinopsis: 

Las hermanas Andreas crecieron rodeadas de libros y en especial de la literatura de William Shakespeare. El lema de su familia podrìa perfectamente ser "no hay problema que no se pueda solucionar con un carnè de biblioteca". Ahora las tres han vuelto a casa, a la pequeña ciudad universitaria donde crecieron, en parte porque acaban de descubrir que su madre padece càncer, pero tambièn, en realidad, porque sus vidas se estàn desmoronando y no saben què hacer. Ahora, cuando se tienen que enfrentar con la fragilidad de sus padres y su propio abanico de decepciones y frustraciones, no saben si serà posible que abriendo un libro todo se solucione. Afortunadamente para ellas, las valiosas palabras del Bardo inglès nunca las abanadonaràn...

Mi opiniòn:

Una casa llena de palabras  es de esos libros con los que te topas por casualidad en una farmacia, con portada bonita, cuya sinopsis no està mal, pero del que jamàs habìas escuchado porque simplemente no està de moda y eso explica lo barato que lo venden.

Se trata de la primera novela de Eleanor Brown, escritora estadounidense cuya pluma resulta sencilla de leer y bastante amena. Este libro trae a colaciòn problemas y situaciones complicadas que fàcilmente pueden haberle ocurrido a una misma, a amistades o a conocidos de la escuela, universidad, trabajo. Sì, porque errar es de humanos.

Las hermanas Andreas: Rose, Bean y Cordy, son las protagonistas y son ellas quienes nos contaràn la historia, aunque debo decir que a veces es un poco difìcil discernir quièn de ellas es la que està relatando en determinado momento, puesto que la autora en mitad de un capìtulo o pàrrafo, interrumpe el relato de una para cambiar a la voz de la siguiente hermana. Al principio esto es un poco enredado pero cuando vas reconociendo los estilos y personalidad de cada una, la cosa se torna fàcil de reconocer. 

Rose, es esa hermana  mayor, la que se quedò en el pueblo, que està al pendiente de sus padres y es la primera en darse cuenta que su madre fue diagnosticada con càncer. Ella es el tipo de persona responsable, maniàtica del orden y lo programado con anticipaciòn, lo que la hace pensar que su presencia y opiniòn en todos lados y sobre cualquier tema, es indispensable, y ademàs pone por delante las necesidades de los otros màs por miedo a independizarse y baja autoestima que por genuino altruismo; cosa que le està trayendo problemas en su relaciòn de pareja con un hombre soñado. 

 "Rose nunca habìa pensado que toda la responsabilidad que asumìa dependise del permiso de nadie. Era simplemente algo que debìa hacer."

Bean, o Bianca, es la hermana del medio, la guapa, la sexy, la que se fuè a la ciudad a buscar dinero, diversiòn y fama; pero que por esa obsesiòn de caer bien a los demàs y verse fabulosa todo el tiempo,  mete la pata hasta el fondo en la empresa para la que trabaja. 

"Entonces sacò del cajero automàtico todo el dinero que pudo y metiò cuanto tenìa en aquel
cascajo de coche y se largò en aquel mismo momento sin dedicarle siquiera una despedida a aquella ciudad que le habìa dado... bueno, nada."

Por ùltimo, Cordy, es la màs pequeña, es considerada por sus hermanas mayores como la preferida de sus padres y obviamente la màs consentida. Lleva una vida improvisada, durmiendo donde la agarre la noche, bohemia, casi hippie y descuidada con su salud. Ese ritmo desenfrenado le trajo consecuencias que haràn que se replantèe sus propòsitos en la vida.

"A lo largo de los ùltimos años, el sexo le habìa servido para conseguir cama, pero nunca habìa implicado ninguna pasiòn..."

Cada una se encuentra en un serio predicamento, han tocado fondo y no saben què hacer. De ahì que utilicen la enfermedad de su madre como camuflage para escapar lejos de sus realidades, volver a casa y sentirse a salvo. Este regreso serà para la alegrìa de sus padres, que tenìan mucho tiempo sin verlas y que desconocen los lìos en los que andan. Sus padres son unos obsesionados con los libros, sobre todo los de Shakespeare (al punto de ponerles sus nombres en honor a tres personajes de una de sus obras) y aunque  pueda parecer que se diferencian un abismo en sus caracteres, a las tres las une el amor por la lectura.

A mi me ha parecido una novela entretenida y divertida al punto de hacerme sonreir en muchas ocasiones,  que habla primeramente de la evoluciòn personal que todos podemos experimentar, no importa lo imperfectos que seamos, pues la madurez a veces no viene con los años que cumplimos, sino con los golpes que nos da la vida. A veces las hermanas Andreas son egoìstas, groseras, arrogantes, antipàticas, desconsideradas o irresponsables, lo que las hace super desagradables y molestas, pero es claro que esa era la intenciòn de la escritora puesto que a medida que avanzamos en las pàginas, vamos percibiendo còmo paulatinamente van sensibilizàndose, reflexionando y entendiendo que su actitud hacia los demàs es un reflejo de lo que ellas mismas llevan por dentro.

"Hay momentos en la vida en los que hemos de darnos cuenta que nuestro pasado es exactamente lo que es y ya no podemos cambiarlo. Pero cambiamos la historia que nos contamos para explicarlo y, al hacerlo, podemos cambiar el futuro".

El libro contiene giros que nos transportan a la niñez y adolescencia de las hermanas, cuya diferencia de edades es de 3 años cada una y de esta manera se nos revelan sus temperamentos desde muy jòvenes, percatàndonos que con el transcurrir del tiempo no mutan demasiado. Sus padres verdaderamente tenìan convicciones fuertes y aunque el ejemplo impoluto que les legaron (austeridad, vida modesta pero feliz) no fue suficiente para evitar que èstas cometieran estupideces, ciertamente hicieron mella en su subconsciente.

"Hay que entender que nuestros padres nos habìan criado como buenas feministas y para nosotras una mujer necesita a un hombre tanto como un pez necesita una bicicleta..."

En un segundo plano, sentì que este libro tambièn establece un trasfondo filosòfico sobre el significado verdadero de la libertad y el sentirnos còmodos en nuestra propia piel. ¿Por què? Porque cuando las cosas materiales, la vanidad y el ego dejan de ser nuestras banderas, cuando vamos descubriendo en las personas cualidades positivas y bondadosas que de alguna manera nos han beneficiado aùn cuando sentìamos no merecerlas; empezamos a cultivarlas en nostros mismos. Es una lecciòn de vida que las hermanas Andreas aprendieron a las malas, tragaron polvo, la besò el diablo, se levantaron y se sacudieron. Se dieron cuenta que no tenìan màs ataduras que las que ellas mismas se imponìan, que aunque la familia es muy importante, no lo es todo (principio que tambièn debe aplicarse a trabajo, a la pareja y a los hijos en busca de balance) y que como individuos necesitamos crecer espiritualmente, internamente, estar en paz con nuestras conciencias; para poder ser ùtiles y hacer felices a los demàs.

"Mucho se dice en los textos de psicologìa sobre los efectos del divorcio en los niños, especialmente en lo que concierne a sus posteriores matrimonios, muchos años despuès. Nosotras siempre nos hemos preguntado por què no se investiga màs a los hijos de matrimonios felices. 
El amor de nuestros padres no es una gran pasiòn, no conlleva desvanecimientos de lujuria, ni vestidos de baile y esmoquin, pero èsta es la verdad: no han pasado
 ni una noche separados desde que se casaron.
 ¿Còmo podemos tener la esperanza de encontrar un amor que pueda compararse con eso?

Hubieron algunas cosillas con las que no conectè para nada, por ejemplo, el padre de las chicas, pues era como un robot que permanentemente cita a Shakespeare, aùn en situaciones tan crìticas, ìntimas y serias que merecen un comentario salido del corazòn. Tal vez para quien sea fan de Shakespeare sea lo màximo, pero en lo personal me llegò a hartar. Por otro lado, no me siento muy a gusto con los chistes acerca del càncer, creo que esa puerta se cerrò cuando terminè de leer Bajo la misma estrella de John Green, en parte porque no es lo mismo que el enfermo bromee sobre su condiciòn a que otros lo hagan a sus expensas. Sacando este pequeño inconveniente, la enfermedad de la madre de Rose, Bean y Cordy; fue una coyuntura necesaria para reunir a las hermanas y que se desarrollò comedidamente.

8 comentarios:

  1. No me gustan mucho los libros que tienen personajes que citan demasiado al mismo autor, eso cansa. Siempre debe haber matices. La historia y los personajes parecen interesantes aunque el tema de cáncer me parece un poco deprimente. Los libros con esas temáticas prefiero dejarlos de lado. Gracias por la reseña. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! Pues me ha llamado la atención, es una obra que no conocía.
    Lo de bromear con el cáncer no me gusta, como bien dices una cosa es que lo haga el enfermo, de hecho hoy mi hija ha llegado de su voluntariado donde acompaña niños en el hospital y me comentaba que una niña de oncología intentaba bromear porque sino la melancolía y el miedo se apoderaría de estos niños, pero los demás no tenemos ese derecho, bueno ni contra el cáncer ni ninguna enfermedad.
    Un besito y me apunto el libro, me ha llamado la atención.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No había escuchado sobre esta historia, tiene varios puntos a favor que la hacen interesante.
    Además se ve que tiene un trasfondo bastante reflexivo.
    Sin embargo no logra conectar conmigo para motivarme a leerlo, no lo descarto del todo pero por el momento lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues quizás me anime a leerlo (si lo encuentro, que no parece ser fácil). El hecho de que la autora sea norteamericana y de que esté contado desde tres puntos de vista, así como la temática familiar, me atrae bastante. Tu reseña es muy completa y da una idea bastante precisa. Gracias por la información.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A mi me encanta ir a los descuentos de las librerias! hay muchos libros muy baratos, con historias muy buenas, pero como vos decis, al no estar de moda son muy economicos jaja un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. Según iba leyendo tu reseña estaba pensando en cierto paralelismo de las hermanas Andreas con las Brontë. Aunque sus personalidades son diferentes ese amor por la literatura y la libertad que les reporta me hicieron asemejarlas.
    Muy buena reseña, intentaré conseguir el libro. Por cierto, me sigue llamando mucho la atención que en tu país se vendan libros en las farmacias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues este tipo de libros es de los que está genial comentar, porque como tu bien dices no es conocido como otros que son bet seller o tienen muchas ediciones. Pienso que hay libros que pasan muy desapercibidos porque quizás el escritor no es tan conocido y sin embargo valen muchísimo la pena. Un besazo preciosa y gracias por descubrirlo, me encanta el lema de esa familia jajaja

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que yo no conocía la novela, pero tiene buena pinta. Me gusta la trama y como dices, parece fácil empatizar con los personajes.
    Me ha gustado.
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.