jueves, 17 de diciembre de 2015

En un abrir y cerrar de ojos de Enrique Jaramillo Levi.

Otro libro que tomè prestado de la colecciòn de mi suegro es “En un abrir y cerrar de ojos” de Enrique Jaramillo Levi. Este señor es panameño, nacido en la provincia de Colòn y dicho sea de paso, jamàs habìa leìdo nada de èl por lo que tenìa mucha curiosidad de probar su pluma.

En un abrir y cerrar de ojos, por su portada, me hizo creer que se trataba de una novela, lo cual me emocionò pues suelen gustar las novelas de escritores panameños. Pero cuando abrì el libro y vì que en realidad era una recopilaciòn de 23 cuentos, imaginè que lo leerìa en una sola noche como me ha pasado con otros libros de cuentos, sin complicaciones y con mucho gusto.

Bueno, con dolor en el alma he de confesar que este libro me decepcionò bastante, salvo dos o tres cuentos que verdaderamente me atraparon. En el caso del resto, la mayorìa fueron de lectura pesada y aburrida, se leìa forzada, como que no fluìa, como si por adornarse con palabras rebuscadas, se perdiera en un limbo la esencia de un buen relato. Sentì que habìa màs empeño en la forma de lucir y parecer, que en transmitir un deseo o un sentimiento de manera elocuente, para que el lector compartiera su pasiòn o al menos entendiera su intenciòn.

Tal vez sea yo quien no sabe apreciar la dialèctica de Jaramillo Levi, pero lo terminè por puro ego, màs desconcentrada que rebelde, pero en mi defensa puedo decir que no acostumbro leer light y sin embargo, hubieron pàginas en las que no encontrè nada, o sea, que bien podrìan arrancarse de determinado cuento, resumiendo en gran manera su contenido sin necesidad de postergar un final "normal". Me daba la impresiòn de que el autor trataba de enseñarme còmo escribir, lo cual deberìa venir a consecuencia de la lectura amena y no porque el contenido estè lleno erudiciòn, pues en realidad lo que yo necesito y busco de los libros, primordialmente, es pasiòn, sentir, imaginar, entretenerme y divertirme. Por el momento quiero ser lectora, no estudiante o aspirante a cuentista.

Especìficamente “El relato”, “El secuestro de Carmen”, “Al fin y al cabo un cuento” fueron los textos que me hicieron sentir que estaba sentada en primera fila, recibiendo clases de literatura con un profesor que escupe cuando habla, con algùn problema de dicciòn que lo obliga a pronunciar la S como Z, en un salòn sin airecondicionado, con abanicos de techo que esparcen aire viciado y en plena tarde de domingo. O sea, bastante insufrible.  El dìa que quiera publicar un libro de este gènero, por supuesto que requerirè tutoriales sobre la composiciòn y estructura de un cuento, cosa que podrè encontrar en google o youtube.

En cambio, “Vestidita toda de azul” , “Incidente con lagartija” y “El lunar rojo” no les falta nada. Tienen elementos màgicos, tienen diversiòn, tienen imaginaciòn, simplicidad en un perfecto balance con la elegancia de una pluma profesional. Chiquillos especulando si la viejita de aquella casona vieja es en realidad una bruja, la lagartija que de pequeños nos quedamos viendo tratando de entender còmo hacen para caminar por el techo sin caerse de cabeza y gente extraña, con manìas raras, que encierra secretos inimaginables pero que son màs cercanos a nosotros de lo que creemos.

Para mì, una prosa relajada no tiene por què ser descuidada o desordenada y aunque no creo que tres cuentos buenos que fluyen agradablemente salven a 20 demasiado refinados al punto de ocasionarme pèrdida del interès, tampoco es que no reconozca el talento y la trayectoria del escritor. Tiene un curriculum magnìfico y eso nadie lo puede negar. De todas maneras demorè en leerlo como 5 dìas, lo cual es una exageraciòn para un libro de cuentos.

ENRIQUE JARAMILLO LEVI

Biografìa tomada de wikipedia
 Es Licenciado en Filosofía y Letras con especialización en Inglés y Profesor de Segunda Enseñanza por la Universidad de Panamá. Tiene además Maestrías en Creación Literaria y en Letras Hispanoamericanas por la Universidad de Iowa y realizó los estudios completos del Doctorado en Letras Iberoamericanas en el Colegio de México, México, D.F., (1974) y en la Universidad Nacional Autónoma de México (1975), aunque los dejó inconclusos al no presentar la tésis doctoral. En 1971 obtuvo la "Beca Centroamericana de Literatura" del Centro Mexicano de Escritores para estudiar en el taller literario supervisado por Juan Rulfo, Salvador Elizondo y Francisco Monterde en la ciudad de México. Ha ejercido la docencia universitaria en México, Estados Unidos y Panamá, y de 1987 a 1988 fue investigador literario en los Estados Unidos en el "Nettie Lee Benson Latin American Collection" de la Biblioteca de la Universidad de Texas, en Austin.
Fue elegido, para el período de septiembre a diciembre de 2009, como "Charles Phelps Taft Visiting Fellow" como escritor residente de la Universidad de Cincinnati en Ohio, Estados Unidos.

En Panamá ha sido el gestor de varios premios literarios: Premio de poesía Gustavo Batista Cedeño del Instituto Nacional de Cultura, el Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán y el Premio Nacional de Cuento José María Sánchez de la Universidad Tecnológica de Panamá, el Premio Signos de Joven Literatura (cuento y poesía), el Premio Nacional Signos Guillermo Andreve al Mejor Libro Publicado, el Premio Signos de Poesía Stella Sierra y el Premio Signos de Ensayo Literario Rodrigo Miró Grimaldo en la Fundación Cultural Signos; el Premio Maga de Cuento Breve en la Revista Cultural Maga.

13 comentarios:

  1. Cuando la lectura no fluye y se hace pesada prefiero retirarme y no terminar el libro. Te felicito por haber llegado al final, pero creo que uno de nuestros derechos como lectores es poder dejar un libro de lado cuando no conectamos. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si no tuviera el blog, no los terminarìa. Pero como siempre queda ese deseo de reseñar el libro, me entra la necesidad de acabarlo para poder hablar de èl con fundamento.

      Eliminar
  2. Hola!!!1 No conocía al autor, pero opino como el comentario anterior, cuando no fluye a veces hay que retirarse.
    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mì es muy difìcil retirarme, porque por tener el blog, me siento en l aobligaciòn de reseñarlo jajaj besito Marigem.

      Eliminar
  3. Hay algunos escritores que creen que si no se les entiende es porque escriben bien y eso no es verdad. Este tipo de autores se suelen perder en florituras y frases complicadas para luego no decir nada. La utilización de un selecto vocabulario no implica necesariamente que la redacción sea buena; al igual que una lectura fluida no quiere decir que sea simple.
    Yo también busco en la lectura emociones, sentimientos, y sobre todo diversión. Combinar todo esto en una lectura es difícil y supongo que es por eso por lo que no hay tantos buenos escritores como nos gustaría.
    No conocía ni el autor ni el título pero gracias por avisar, Arethusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has comprendido al 100% Kirke. Pasó exactamente así.

      Eliminar
    2. Me has comprendido al 100% Kirke. Pasó exactamente así.

      Eliminar
  4. Hola!
    Es una lastima que los cuentos te hayan decepcionado. Y que pena que no haya logrado transmitir nada que te revuelque el estomago, el corazón o la cabeza que es lo principal que buscamos a la hora de leer, o eso es lo que quiero busco yo, que me generen algo.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Y me siento un poco culpable porque deseaba que me gustara el trabajo de un escritor de mi paìs.

      Eliminar
  5. Me identifico contigo en que si lo acabaste era por puro ego. A mí me suele pasar igual, salvo que sea soporífero o sea muy muy consciente de que estoy perdiendo el tiempo.
    ¡Hay demasiado para elegir, Arethusa!
    Gracias por la información, ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha pasado que el libro comienza lento y pesado, pero despuès cobra un poco de fuerza, aunque sea mìnimay por eso al terminarlo se desaparece esa sensaciòn de que no lo leì en vano. Al tratarse de cuentos, sabìa que podìa toparme con uno que otro bueno y fue lo que sucediò. Los tres cuentos que me gustaron no estaban uno seguido de otro, por lo que tuve que sufrir un tramo de lectura para poder disfrutar de los que sì me parecieron destacables. Làstima que solo fueron tres.

      Eliminar
  6. No he leído nada de este autor pero este libro no creo que me gustase, y seguramente me pasaría como a ti, que tendría que acabarlo porque siempre que empiezo un libro tengo que acabarlo aunque lo odie..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Me pasó con Marcela Serrano, hizo un libro de 10 mujeres distintas y no sé, los cuentos me aburrieron. Igual genial conocer autores nuevos
    Un besi!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.