domingo, 22 de noviembre de 2015

Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer


Este libro lo compré en Farmacias Revilla por casi 9 dólares y aunque al principio no me gustó la portada, ya que sentía que se merecía otra más bohemia, ahora entiendo la delicadeza de la misma y esa oda a la mujer que Bécquer profesaba.

Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836 y no fue reconocido sino después de su triste muerte por tuberculosis en el año 1870. Agonizando, pidió a sus amigos Ramón Rodríguez Correa, Augusto Ferrán y Narciso Campillo, que dieran a conocer sus escritos. Por ello, publicaron su obra en 1871, recopilando y ordenando los poemas de manera cautelosa y en forma de "cancionero biógrafico del poeta para compendiar en ella su trayectoria vital y artística."

Para poder que me entiendan el hermoso romanticismo que las palabras de Bécquer transmiten, tendrían que leer no sólo uno de sus poemas, sino todo el libro. Es un libro precioso, que consta primero de una introducción al autor para que lo conozcamos mejor; luego el mismo Bécquer nos da una introducción sinfónica que es tan sublime como las rimas que la prosiguen; seguido de otros poemas y por último, una carta literaria presuntamente dirigida a Josefina Espín, su musa (mujer afortunada), donde filosofa de una manera maravillosa lo que es el amor, a petición de la misma Josefina.

"Yo sólo te podré decir que él es la suprema ley del universo; ley misteriosa por la que todo se gobierna y rige, desde el átomo inanimado hasta la criatura racional; que de él parten y convergen, como a un centro de irresistible atracción, todas nuestras ideas y acciones; que está, aunque oculto, en el fondo de toda cosa y, efecto de una primera causa: Dios, es, a su vez, origen de esos mil pensamientos desconocidos, que todos ellos son poesía verdadera y espontánea que la mujer no sabe formular, pero que siente y comprende mejor que nosotros."

Bécquer perteneció al movimiento romanticista y también al post romántico, influenció a otros poetas como Rubén Darío  y Antonio Machado (de quienes también soy fan) y es una suerte que hoy podamos leer algo de su trabajo ya que el borrador se perdió durante la revolución española de 1868 que buscaba destronar a la Rina Isabel II. Pudo Bécquer con ayuda de variass amistades reescribir lo que ya había publicado en revistas y períodicos, aunado a lo que pudo recordar de sus poemas, a fin de publicarlo en un libro de dos volúmenes. Sin embargo, la muerte le sobrevino sin ver este sueño cumplido.

"Tengo el presentimiento de que muerto seré más y mejor conocido que vivo".

Yo por supuesto tengo mis rimas favoritas, por ejemplo la XXX, que en una ocasión le dediqué  a mi marido tras una fuerte pelea que tuvimos cuando teníamos poco más de dos años de noviazgo y que volver a leer fue transportarme a ese día:

Asomaba a sus ojos una lágrima,
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿Por qué callé aquel día?
y ella dirá: ¿Por qué no lloré yo?

La rima XXI, también es deliciosa, es tan cortita pero sin necesidad de más explicación:

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila, tu pupila azul.
¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía ... eres tú.

La influencia espiritual de Bécquer también me impresionó mucho, como hace de Dios y del amor un sinónimo, de la mujer y la poesía una misma cosa:

"El amor es poesía; la religión es amor. Dos cosas semejantes a una tercera son iguales entre sí."

De ahí que su rima XVII, me cautive por completo:

Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
hoy llega al fondo de mi alma el sol;
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...
¡Hoy creo en Dios!

Y así hay muchas rimas más, otras más largas, menos concisas, pero todas igual de bonitas. Bueno yo no soy la experta en poesía ni en poetas, pero he disfrutado este libro a plenitud. Me pasará con él lo mismo que con los 10 poemas de amor y una canción desesperada de Neruda; que cuando estoy triste releo para ponerme contenta y que cuando leo contenta, me pone los ojos vidriosos.

Nos leemos pronto.

19 comentarios:

  1. Creo que Bécquer fue el primer poeta que leí por mí misma. Cuando era pequeña, mi madre me leía poesías de Zorrilla, de Campoamor, de Gabriel y Galán, poetas que a ella le gustaban, y tantas me leyó, que antes de saber yo leer, ya me sabía poesías larguísimas de memoria. Luego estos poetas que mi madre me aportó dejaron de interesarme y dejé de leer poesía hasta la adolescencia. Con catorce o quince años volví a ella y lo hice con Bécquer, como no podía ser de otra manera. Lo he leído muchísimo y también me sé muchas de sus rimas de memoria. Es curioso porque hace muy poco Kirke habló de la leyenda del autor "El monte de las ánimas" y así, en poco tiempo, las dos me lo habéis traido a la memoria.
    Un beso ymuchas gracias, Arethusa. Un placer la lectura de este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me identifico con ese pasado de tu madre leyéndote poesia, mi padre mismo me declamaba Gratia Plena de Amado Nervo antes de dormir y la encontraba muy graciosa, tampoco sabía leer y creo que pensaba que era un cuento y no un poema jajja me decía: más que muchas princesas, princesa parecía y yo aplaaudía porrque de pequeña mi padre siempre me dijo Princesita.

      Ese fue mi contacto con la poesía y de ahí que sea tan querido leerla.

      Eliminar
  2. Hola!!!! Yo leo a Bécquer desde pequeña, de hecho me impactó tanto que cuando me comunicaron el fallecimiento de mi padre se me vino a la cabeza un poema suyo(lo expliqué en un post), es increíble lo bin que escribía.
    También me gustan muchísimo sus leyendas, tengo distintas ediciones y al igual que mi querido Machado son is poetas de cabecera.
    Me sé muchísimas de las rimas de memoria.
    Ayyyy Neruda también me gusta muchísimo, no puedo ni definirlo, es maravilloso.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan muchos poetas, pero casi todos fallecidos. Supongo que me pasa lo mismo que con los llibros, los clásicos son mis favoritos. Neruda es alguien a quien yo admiro mucho, no sólo por su poesía, sino por sus ideas políticas que en gran parte comparto.

      NO estoy segura si leí esa entrada en tu blog querida Marigem, fue hace mucho? Seguro que me hará llorar.

      Eliminar
    2. Hola guapa, te dejo el link de la entrada aunque te confieso que no la he releído nunca porque me duele demasiado. La escribí sobre la marcha, un día por la noche y tal cual me iba saliendo me quedó.
      Yo también admiro mucho a Neruda.
      Y aprovecho para decir que leí el comentario que le dejaste a Julia, y tu blog me parece muy bueno, no es peor que otros para nada, no te preocupes si algunos no te devuelven visitas, eso pasa siempre.
      http://saldelapuro.blogspot.com.es/2015/02/jueves-reflexivo-dolor-y-ausencia.html

      Eliminar
  3. Adoro a Bécquer! Siempre lo leo! Si tengo alguna pena de amor tomo su libro de rimas y encuentro el poema preciso para el momento que estoy pasando. No sólo de romance, sus poemas también hablan de la muerte. Me encanta. Mientras haya un misterio para el hombre. Habrá poesía! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es genial. Me pasa con los libros de poesía que no los leo como si fueran una novela. Yo puedo estar leyendo cualquier otra cosa y de repente la ocasión me obliga a acudir a la poesía pues mi alma la pide a gritos. Así fue que este libro aunque lo compré hace un par de meses, lo empecé de inmediato y hasta hoy lo terminé.

      Eliminar
  4. Me encanta Bécquer, realmente lo disfruté muchísimo cuando lo leí y cada vez que tomé su libro de rimas. Ha sido el único poeta que me animo a leer por cosa propia =P
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que lo conozcas y que lo disfrutes. Se dice que la gente que lee poesìa es sensible a los acontecimientos diarios y a las personas que lo rodean. Muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  5. La portada me parece muy femenina, como para adorno, pero es cierto que no se debe juzgar un libro por su portada...
    muy bonitos los fragmentos que nos mostras, bellas palabras!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasar Mayra. He dado una vuelta por tu blog y me has contagiado por terminar varios productos que ya tengo mucho tiempo de tener conmigo. Uno ya està vencido y el otro, si no me apuro, me pasa lo mismo. Bècquer es un genio !

    ResponderEliminar
  7. Bécquer...cómo no recordarlo...su obra fue fuente de inspiración...

    ResponderEliminar
  8. Cuando era menor era sequísima para los libros de poemas y rimas, no sé en qué momento perdí ese hobby pero leerte hablar tan apasionadamente de este libro me motiva para desempolvar mis libritos amados. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Arethusa :)

    Qué afortunada coincidencia, el otro día Kirke nos hablaba de las leyendas de Bécquer y hoy tú nos acercas sus rimas :) Yo, como creo que la mayoría de nosotros, estudié y leí a Bécquer en el colegio, pero creo que un re-descubrimiento de él, a edad mucho más madura ahora, me iría muy bien a juzgar por lo que he leído en tu post.

    Tengo que reconocer, lo he dicho en muchas ocasiones, que la poesía no es precisamente el género que más me gusta, pero la de este autor sobre el que hoy comentas es como agua clara. Discurre con naturalidad y sin artificios, exhibiendo solo su belleza :) Me has recordado, con los ejemplos que nos regalas, que me gustaba mucho.

    Me alegro de que tú hayas disfrutado tanto del libro y de que aún tenga el poder de emocionarte. Una compra excelente, sin duda!!

    Un beso, que tengas feliz martes.

    P.D.: siento haber borrado mi anterior comentario, es que había escrito mal unas pocas de cosas jajajaj. Por cierto, tienes un blog estupendo, gracias por compartir con nosotros :))

    ResponderEliminar
  11. Hola Arethusa. Un poeta que hizo del Romanticismo un estilo de vida, fuente de inspiración para la posteridad y una llama que nunca se apagará. Preciosa recopilación la que has hecho para tu post.
    Saludos desde la cuna de Bécquer.

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    He tenido la oportunidad de leer algunas de sus rimas, y son preciosas.
    Nos muestra el romanticismo en su máximo esplendor, que no es empalago ni forzado. Nos hace suspirar, deleitarnos y querer que alguien nos escriba cosas tan bellas como las que Bécquer nos plasma en sus rimas.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Ha sido uno de los autores que siempre he leído sobretodo cuando yo estudiaba y siempre me encantaba las rimas que hacía :D.
    Sin duda merece muchísimo la pena leer cada una de sus obras.
    ¡Besines!

    ResponderEliminar
  14. Me pasé la adolescencia con sus rimas y leyendas entre mis manos, y aún acudo a ellas en muchas ocasiones. Y me parece que era un hombre bien guapo por su autorretrato ajajajja. Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.