lunes, 16 de noviembre de 2015

Cuentos de espantos y aparecidos

Hola, feliz lunes a todos. Aunque con las malas noticias internacionales, la cosa no da para mucho.

He disfrutado mucho de leer en este mes de noviembre, porque he tenido bastante tiempo disponible por tratarse del mes de la patria en Panamà. He leìdo de dìa, de noche y de madrugada, he leìdo con la mente despejada, sin cansacio, sin preocupaciones de otras tareas pendientes, porque he tenido tiempo para todo. El 2 de noviembre, fue mi cumpleaños, lo pasè muy bien, nos lo dieron libre en el trabajo por ser dìa de los difuntos, cosa que hace rato no pasaba. El 3 de noviembre fue libre por la celebraciòn de nuestra separaciòn de Colombia en el año 1903 que marcò el  inicio de Panamà como repùblica soberana independiente. El 5 tambièn fue libre gracias a la gesta colonense que en 1903 consolidò la separaciòn de Colombia.  Posteriormente el 10 de noviembre fue libre por el primer grito de independencia de España en la Villa de Los Santos en 1821 por parte de Rufina Alfaro, personaje que por cierto creo que es inventado. Y el 28, aunque sea sàbado, es libre para la empresa privada porque el 28 de noviembre de 1821, nos independizamos de España.

Entonces, puedo decir con mucho orgullo que en la primera quincena del mes de noviembre he leìdo 3 libros y eso me tiene muy contenta. El primero fue Sentido y Sensibilidad (que ya fue reseñado) y el segundo es del que vengo a hablarles.

Tomè prestado este libro de la biblioteca de mi suegro, porque como vi que tenìa dibujos, era ideal para leerle a Denzel antes de dormir. Sin embargo, cuando empecè a leer los dos primeros cuentos, sentì que Denzel està muy pequeño para escuchar relatos de èsta ìndole.




Cuentos de Espantos y Aparecidos es una recopilaciòn de relatos lùgubres y sombrìos de varios paìses latinoamericanos como Guatemala, Brasil, Mèxico, Ecuador, Repùblica Dominicana, Colombia, Argentina, Puerto Rico, Perù, Venezuela y Nicaragua; que vienen deliciosamente sasonados con expresiones y costumbres tìpicas resultantes de nuestra mezcolanza entre raza indìgena y negra. Nos econtramos  con 89 pàginas de mitos y leyendas que te hacen añorar esas ocasiones en que tù y tus primos se sentaban alrededor de la mecedora de tu abuela o abuelo, para escucharle decir el por què los duendes y las brujas se llevan a los niños no bautizados o cuando se portan mal.

En la presentaciòn del libro se nos dice que "El propòsito de este volumen es ofrecer a los niños y jòvenes de Amèrica Latina la posibilidad de reencontrarse con las viejas tradiciones orales del continente, con los cuentos de luz de vela y brasero, y disfrutar relatos que guardan, aùn hoy, el atractivo de lo misterioso y de lo inexplicable".  Fue auspiciadio por la CERLAC (Centro Regional para el Fomento del Libro en Amèrica Latina) y la UNESCO, con la ayuda de profesores y recopiladores cuentistas representantes de cada paìs.

El libro trae 11 cuentos, unos màs interesantes y tenebrosos que otros, con partes a veces chistosas y otras màs serias y misteriosas. Es imposible no comparar estas historias con tantas que conoces de tu propio paìs, como la Tulivieja, la Silampa, el Chivato, el Cadejo, la Llorona, etc; por lo que lamentè mucho que Panamà no hubiese hecho su aporte en este compendio.

Mi cuento favorito resultò ser el de Mèxico  "La mulata de Còrdoba" y no sè si estoy influenciada por el reciente viaje que mis suegros hicieron al DF, del cual me trajeron a mì, a mi esposo y a mi hijo, preciosos regalitos de artesanìa y manualidades tìpicas mexicanas; pero en serio lo disfrutè mucho y de todos es el que màs poètico y enigmàtico me resultò. 

Acà se los dejo:

Cuenta la leyenda que hace màs de dos siglos viviò en la ciudad de Còrdoba, en el estado de Veracruz, una hermosa mujer, una joven que nunca envejecìa a pesar de los años. 

La llamaban la Mulata y era famosa como abogada de casos imposibles: las muchachas sin novio, los obreros sin trabajo, los mèdicos sin enfermos, los abogados sin clientes, los militares retirados; todos acudìan a ella, y a todos la Mulata los dejaba contentos y satisfechos.

Los hombres, prendados de su hermosura, se disputaban la conquista de su corazòn. Pero ella a nadie correspondìa, a todos desdeñaba.

La gente comentaba los poderes de la Mulata y decìa que era una bruja, una hechicera.

Algunos aseguraban que la Mulata habìa pactado con el diablo y que lo recibìa en su casa; decìan que si se pasaba a medianoche frente a la casa de la bruja, se veìa una luz siniestra salir por las rendijas de las ventanas y puertas, una luz infernal, como si por dentro un poderoso incendio devorara las habitaciones. La fama de aquella mujer era inmensa. Por todas partes se hablaba de ella y en muchos lugares de Mèxico su nombre era repetido de boca en boca.

Nadie sabe cuànto durò la fama de la Mulata. Lo que sì se asegura es que, un dìa, en la villa de Còrdoba fue llevada presa a las sombrìas càreceles del Tribunal de la Inquisiciòn, en la ciudad de Mèxico, acusada de brujerìa y satanismo.

La mañana del dìa en que iba a ser ejecutada, el carcelero entrò en el calabozo de la Mulata y se quedò sorprendido al contemplar en una de las paredes de la celda el casco de un barco dibujado con carbòn por la hechicera, quien sonriendo le preguntò:

-Buen dìa, carcelero; ¿pordrìas decirme què le falta a este navìo?
-¡Desgraciada mujer! - contestò el carcelero-. Si te arrepientieras de tus faltas no estarìas a punto de morir.
-Anda, dime, ¿què le falta a este navìo?, - insistiò la mulata.
-¿Por què me lo preguntas? ... Le falta el màstil.
-Si eso le falta, eso tendrà. - respondiò enigmàticamente la mulata.

El carcelero, sin comprender lo que pasaba, se retirò con el corazòn confundido.

Al mediodìa, el carcelero volviò a entrar en el calabozo de la mulata y contemplò maravillado el barco dibujado en la pared.

-Carcelero, ¿què le falta a este navìo?- preguntò la mulata.
-Infortunada mujer- le respondiò el desconcertado carcelero-. Si quisieras salvar tu alma de las llamas del infierno, le ahorrarìas a la santa Inquisiciòn que te juzgara. ¿Què pretendes? ... a ese navìo le faltan las velas.
-Si eso le falta, eso tendrà - respondiò la mulata.

Y el carcelero se retirò, intrigado de que aquella misteriosa mujer pasara sus ùltimas horas dibujando, sin temor de la muerte.

A la hora del crepùsculo, que era el tiempo fijado para la ejecuciòn, el carcelero entrò por tercera vez en el calabozo de la mulata, y ella, sonriente, le preguntò:

-¿Què le falta al navìo? 
-Desdichada muje, - respondiò el carcelero-, pon tu alma en las manos de Dios nuestro Señor y arrepièntete de tus pecados. ¡A ese barco lo ùnico que le falta es que navegue! - ¡ Es perfecto!
-Pues si vuestra merced lo quiere, si en ello se empeña, navegarà, y muy lejos...
-¡Còmo! ¿a ver?
-Asì - dijo la mulata, y ligera como el viento, saltò al barco; èste, despacio al principio y despuès ràpido y a toda vela, despaareciò con la hermosa mujer por uno de los rincones del calabozo.

El carcelero se quedò mudo, inmòvil, con los ojos salidos de las òrbitas, los cabello de punta y la boca abierta. 

Nadie volviò a saber de la mulata, se supone que està con el demonio. Quien les crea a los cuentos de hechiceros que puebe a pintar barcos en los muros.

FIN

Los otros cuentos son:

1. Las làgrimas del sombreròn, de Guatemala.
2. Caipora, el padremonte, de Brasil.
3. Marìa Angula, de Ecuador.
4. Abad Alfau y la calavera, de Rapùblica Dominicana.
5. De la marimonda no se debe de hablar, de Colombia.
6. La sombra negra y el gaucho valiente, de Argentina.
7. El pozo de Jacinto, de  Puerto Rico.
8. El entierro, de Perù.
9. Los dos monteadores y la sayona, de Venezuela.
10. El barco negro, de Nicaragua.

Y entonces, ¿a ustedes les gustan los cuentos de miedo?

11 comentarios:

  1. La verdad que resultan interesantes este tipo de lecturas ya que son parte de la historia de una zona y que lo bonito es que perdure en el tiempo :D
    ¡Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente es un gusto conocer màs de la cultura de otros paìses. Si, y pasar las historias de abuelos a nietos jejeje

      Eliminar
  2. Coincido, las noticias o internacionales no son las mejores pero hay que seguir, no?
    Me alegro que hayas disfrutado tu lectura y feliz cumple atrasado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias muñeca. Asì es, aunque debo confesar que vivir con la mitad de la cabeza pensando en las maldades que se le hacen a personas inocentes a lo largo y ancho del mundo, no es muy còmodo que digamos.

      Eliminar
  3. Hola!
    Me alegro que hayas podido tener días libres y de descanso, que hayas podido leer más y tener tiempo para ti y para tu familia.
    Se ven super interesantes estas historias, me encanta leer sobre esta índole, que nos cuente sobre la tradición oral de los países latinoamericanos.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    Pdt: Pienso que de lo peor que ha hecho Colombia, fue dejarse quitar Panamá :(

    ResponderEliminar
  4. Hola. aunque con retraso no quiero dejar pasar la oportunidad de felicitarte por tu cumpleaños. En mi país el Día de Difuntos es el día 1 y tampoco se trabaja. Me alegra que hayas podido leer tres libros porque nunca tenemos tiempo suficiente para leer. Este libro no lo conocía pero las ilustraciones son muy expresivas. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla guapa, muchas gracias por tus felicitaciones. La verdad es que un cambio en lo que acostumbro a leer pero lo disfrutè mucho.

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    No lo conocía pero las imágenes me han parecido preciosas.

    Me quedo por tu blog,
    ¡besos!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.