sábado, 21 de enero de 2012

Todo tiene su por qué

Yo me siento como pez en el agua cuando entro a una librería. Iba decidida a buscar algo que leer este verano bajo el árbol de aguacate y terminé endeudándome en libros. Adquirí a un precio muy cómodo, la obra de Oscar Wilde titulada "Un marido ideal". Ya la terminé de leer y debo decir que estoy fascinada con cada palabra. El sentido del humor es tan cínico, lo disfruté a cada instante. Lo devoré como quien dice. Además, le hice un obsequio a mi novio "El arte de la guerra", que espero me preste cuando la termine.

Aún debo pagar los que aparté para mi tesis,  pero ya eso es harina de otro costal. El hecho es que leer me relajó tanto, que casi no sentí la decepción que consigo trajo la llamada que recibí, anunciándome que no me darían el puesto de trabajo que me tenía tan emocionada y que  por cierto, necesitaba. Las razones, muy estúpidas y muy injustas, pero ¿qué se le hace? Como me consoló mi papá, sí, necesitas un trabajo pero no ése.

Y más tarde le conté a mi amado y me salió con esto: Tienes que entender que las cosas se dan cuando están para uno. Tu no sabes si quizá te viene algo mejor.

2 comentarios:

  1. Hola. He encontrado tu blog mirando perfiles, he entrado, he leído tu post y me ha gustado.

    Mi nombre es Lluís y vivo al lado de Barcelona, en Hospitalet de Llobregat. En mi blog cuelgo relatos que he escrito, relatos de otros autores, post que tratan sobre historia (carrera que estudio cuando mi trabajo me lo permite)y en ocasiones artículos períodisticos. Te invito a visitar mi blog, volveré a leerte.

    ResponderEliminar
  2. ehh de Barcelona, mi lugar favorito de España, aunque no lo he visitado, pero me he prometido ir al Camp Nou antes de morir. Saludos y gracias por echar un vistazo.

    ResponderEliminar

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.