martes, 30 de agosto de 2011

Pensando en mi futuro

Constantemente  pienso en lo que será de mí cuando me gradúe y obtenga mi licenciatura en derecho. Tengo 23 años, en noviembre cumplo los 24 y sé que por ley mis padres deben pagar mi universidad hasta los 25, sólo que yo como ansias por irme de mi casa ya mismo. Tenemos los problemas que toda familia tiene (creo) sin embargo, tener tu propio espacio (limpio - ordenado)  y vivir tu vida bajo tus propias reglas, siempre me ha llamado la atención.

Buscar la independencia es algo que en algún momento me tocará afrontar y creo que estoy lista para hacerlo. Pero no es tan fácil. Cuando veo compañeros que se casan, tiene hijos e igualmente deudas, me doy cuenta que no es para nada fácil.  Mi plan es conseguir un buen empleo, ahorrar por si el plan A fracasa usar ése dinero como plan B y alquilar un departamento por un año. Si puedo lograr eso, me atrevería a casarme con el hombre que me encanta (Jorge) y juntos emprender esa locura de tener hijos.

Todo ello, sin embargo, aunque cuenta como uno de mis sueños, también son algunos de mis miedos. El miedo a fracasar es natural, típico de quien emprende nuevas metas. Conseguir un trabajo en mi caso, es el inicio principal de esta aventura, pero no lo veo como un medio para cancelar deudas, sino como algo que me hará seguir creciendo como profesional, pero más importante aún, como ser humano. Se  trata de encontrar la institución o empresa que refleje cualidades como las mías o por lo menos las que me esfuerzo por cultivar. Es frustante tener que rechazar propuesta de trabajo o inciar labores y luego descubrir que no  perteneces a ese escritorio.

Definitivamente, mejor lo tomo con calma, todavía falta mucho para mi cumpleaños número 25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.