martes, 21 de junio de 2011

Un triunfo sobre la injusticia laboral contra las mujeres

La Organización Internacional de Trabajo reconoció públicamente que las empleadas para realizar labores domésticas, merecen un mínimo de condiciones y por tanto, deben ser legalmente respetadas.

Es una realidad que miles de mujeres en todo el mundo, dedicadas al servicio doméstico, son abusadas, maltratas y explotadas por sus empleadores. Como dice la pancarta de la foto, éste es un trabajo digno, una manera honesta y honrada de ganarse la vida y por lo tanto, merece las mismas garantías y derechos que cualquier otro trabajo. Me complace saber que se ha triunfado en este aspecto y espero de veras que Panamá fiscalice el cumplimiento de estas normas internacionales.

Es emocionante saber que estas damas trabajadoras saben expresarse con claridad y defienden sus puntos de vistas, ya que luchando con orgullo y organizadas correctamente, es la única manera de lograr metas como éstas, mismas que benefician a todas las generaciones presentes y futuras.

Así que ya saben, cuidemos la manera en que nos referimos a estas grandes mujeres. No permitamos que se sigan utilizando términos despectivos como: chachas, cachifas, sirvientas, entre otras. Son trabajadoras y merecen respeto como tales.

Para más información: http://periodismohumano.com/mujer/ni-sirvientas-ni-familiares-siempre-trabajadoras.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer y si te animas a dejar un comentario, gracias de nuevo. Por favor, no dudes en dejarme tu link para devolverte la visita.