martes, 30 de agosto de 2011

Pensando en mi futuro

Constantemente  pienso en lo que será de mí cuando me gradúe y obtenga mi licenciatura en derecho. Tengo 23 años, en noviembre cumplo los 24 y sé que por ley mis padres deben pagar mi universidad hasta los 25, sólo que yo como ansias por irme de mi casa ya mismo. Tenemos los problemas que toda familia tiene (creo) sin embargo, tener tu propio espacio (limpio - ordenado)  y vivir tu vida bajo tus propias reglas, siempre me ha llamado la atención.

Buscar la independencia es algo que en algún momento me tocará afrontar y creo que estoy lista para hacerlo. Pero no es tan fácil. Cuando veo compañeros que se casan, tiene hijos e igualmente deudas, me doy cuenta que no es para nada fácil.  Mi plan es conseguir un buen empleo, ahorrar por si el plan A fracasa usar ése dinero como plan B y alquilar un departamento por un año. Si puedo lograr eso, me atrevería a casarme con el hombre que me encanta (Jorge) y juntos emprender esa locura de tener hijos.

Todo ello, sin embargo, aunque cuenta como uno de mis sueños, también son algunos de mis miedos. El miedo a fracasar es natural, típico de quien emprende nuevas metas. Conseguir un trabajo en mi caso, es el inicio principal de esta aventura, pero no lo veo como un medio para cancelar deudas, sino como algo que me hará seguir creciendo como profesional, pero más importante aún, como ser humano. Se  trata de encontrar la institución o empresa que refleje cualidades como las mías o por lo menos las que me esfuerzo por cultivar. Es frustante tener que rechazar propuesta de trabajo o inciar labores y luego descubrir que no  perteneces a ese escritorio.

Definitivamente, mejor lo tomo con calma, todavía falta mucho para mi cumpleaños número 25.

jueves, 25 de agosto de 2011

Película recomendada: The Duchess of Devonshire


Acabo de ver esta película protagonizada por Keira Knightley y aunque con algunas diferencias y otras tantas omisiones en cuanto al apego a la historia real, me doy cuenta lo buena actriz que es esta mujer. Me transmitió cada sentimiento. 


Es una realidad que muchas mujeres que figuran en la vida pólítica son altamente estimadas porque, además de su genialidad para hablar y ofrecer amable trato a los diferentes tipos de gentes que las escuchan, también tienen una especial devoción al papel que a la vez desempeñan como madres y esposas. 

No me sorprende para nada que se le parezca tanto a Lady Di, quien de hecho, es su descendiente. Sin embargo, no ha cambiado mucho de aquellas épocas a éstas, ese errado razonamiento femenino (ojo que no dije feminista) que pretente responder con conductas improduntes, las imprudencias de nuestros maridos. 

Creo que si en algo merece la pena que la mujer no iguale al hombre, es en la inmoralidad y la estupidez.

Por supuesto no soy nadie para juzgar, sobre todo a sabiendas de las difíciles circunstancias que en el momentos las aquejaron. 
Para saber más de la Duquesa de Devonshire, haz click en Georgiana.


martes, 9 de agosto de 2011

Nunca es tarde para ser la mujer que quieres ser

A veces el miedo nos hace arrinconarnos a una sola alternativa de vida. La que se vive a base de conformismo e imitación. Hay que hartarse de todo lo que no nos llena y no nos satisface.

 ¿Te has preguntado alguna vez si eres feliz de verdad?

Aceptar las cosas que no nos van tan bien como deseamos, no es malo, pero no es excusa para detenernos en la lucha por conseguirlo tal como lo queremos.

 Dios hizo al ser humano tan complejo, que al amor le encargó el deber de sacar lo mejor de cada uno. Si el amor que le profesas a alguien no está sacando lo mejor de tí y para colmo, está minando tu autoestima, ámate un  poco más y despréndete de esa atadura. No es obligatorio sufrir.

Hay hombres inteligentes e increíblemente bondadosos. Y en el caso de que algún día se extingan ¿por qué tener a uno que te maltrate y te haga daño? Mejor sola que mal acompañada.

La canción que a continuación les presento pertenece al grupo colombiano Aterciopelados, su vocalista es Andrea Echeverry. Este video es precioso y su letra, pasadísima de hermosa. Todas la debemos escuchar.  Quizás logres contener las lágrimas, yo no pude.

Es maravilloso ver un vientre abultado producto de la formación de vida. Somos tan valiosas a los ojos de Dios que se nos otorgó el honor de traer un milagro a este mundo. Lo tenemos que proteger hasta con nuestra propia existencia, incluso a veces, de sus propios papás.

domingo, 7 de agosto de 2011

Estúpidas

Los hombres no tienen la culpa de que seamos estúpidas, pero cuando detectan la estupidez de una, sacan ventaja de ello. Depende de nosotras demostrar que no lo somos y que  por tanto, no es permisible que nos traten así.


Que estúpida te ves
Será ingenuidad
Hay cosas en la vida que
No se pueden aceptar

Más estúpida serás
Si no sabes renunciar
Hay amores tan inútiles
Y que hacen daño

Yo fui estúpida también
Estúpida como nunca
Hablándole al espejo y no
A la persona justa

Y más estúpida serás
Si un día tú te rindes
Ya sabes que él te habla siempre
Te jura y miente siempre.

[Coro:]
Y te mentirá siempre
Y te engañará siempre
Porque lo ha hecho siempre
Y será así por siempre
Ha llegado el momento
Que le digas, "Lo siento, hasta hoy amor"
Que le digas, "Ya no siento amor"

Que estúpida tu eres
hoy quieres arriesgar
Entre poesías soñando
Y así no vas a despertar

Si un día por ironía
Volverías al vuelo
Tendrás que volar muy alto
Para tocar el cielo

Y que estúpida te ves
Siempre con excusas
Desnuda frente al espejo y no
Con la persona justa

Y por estúpida que eres
Hasta tú misma te mientes
El se siente satisfecho
Sabes que ha mentido y miente

[Coro:]
Y te mentirá siempre
Y te engañará siempre
Porque lo ha hecho siempre
Y será así por siempre
Ha llegado el momento
Que le digas, "Lo siento, hasta hoy amor"
Que le digas, "Amor yo no soy estúpida... estúpida!

martes, 21 de junio de 2011

Visión feminista sobre el aborto

Al mencionar feminismo, en seguida lo relacionan con odio tenaz contra los hombres. Siempre pensé que era la versión hemenina del machismo, pero sucede que no, que esto es un error fatal y debido a esta confusión, todos los beneficios de las ideas feministas, no están siendo aprovechadas por nosotras las mujeres. El feminismo busca la igualdad de derechos y oportunidades entre ambos sexos, mientras que el hembrismo, al igual que su antitésis, el machismo, busca la opresión y el descrédito del  uno sobre el otro.

Yo era una de estas personas confundidas, creía que ser feminista se trataba de profesar repudio total contra la figura masculina. Si mencionaban feminismo, a mi mente venía el lesbianismo y las marimachas.  Así que este tema estaba lejos de mi interés. Pero por casualidad, realizando una tarea de la universidad, hace poco más de tres años, leí  un artículo muy interesante. Empecé a investigar más sobre el movimiento feminista y mi vida empezó a cambiar. Estaba tan equivocada. Uno de los razonamientos que más me gustó, fue lo relativo a un punto bastante controvertido hoy en día. Me refiero al aborto y es lo que quiero compartir con más mujeres.

Creo que todas las mujeres estamos de acuerdo en que somos las dueñas de nuestros cuerpos y por tanto, tenemos todos los derechos a decidir sobre ellos. Pero no siempre nuestras decisiones son buenas; como seres humanos, también nos podemos equivocar. De esto debemos estar concientes porque con cada error que cometemos, nos viene una consecuencia que puede herirnos no sólo a nosotras mismas, sino también a las personas que nos aman.
¿Por qué me haría daño a mí misma o alguien que amo? ... Por miedo quizás, por inmadurez, por inexperiencia, por irresponsabilidad. No obstante, ninguna de estas excusas son reconfortantes. El sinsabor queda.  De seguro muchas hemos pasado por esto.

Con el aborto sucede lo  mismo. Muchos estudios indican que las mujeres que se practican abortos voluntariamente, sufren  peor que las que los sufren espontáneamente. El sentimiento de culpa las invade, de tal manera que llegan a padecer terribles depresiones.
La plataforma de mujeres feministas contra el aborto asegura que el aborto es ética y legalmente inaceptable, no sólo porque aniquila a un ser humano indefenso, sino porque supone una violencia infligida a la dignidad de la mujer.

Entonces es hipócrita sugerir que un movimiento revolucionario como lo es el feminismo, pueda avalar el asesinato de una criatura que crece dentro del vientre de una mujer, sobre todo si con este actuar se pone en riesgo la vida de la madre y probablemente, luego de aniquilado el "problema" se sufrirá de un doloroso remordimiento. Sin embargo, ¿es el embarazo un problema realmente? ¿Por qué las mujeres consideramos el aborto como una opción viable?

Hay mucha presión en nuestra sociedadad actual. Observamos por ejemplo a madres que botan de la casa a sus hijas menores de edad por avergonzar a la familia con un embarazo prematuro. Hombres que culpan a sus novias y esposas por  concebir y tratan a toda costa por evadir la responsabilidad o desviarla hacia otro hombre, poniendo en evidencia la desconfianza e inseguridad existente en la relación. Métodos anticonceptivos que fallan sorprendiendo a parejas con problemas económicos. Con todo lo anterior, podemos concluir que la concepción propiamente, no es el problema, sino un asunto más complejo.

Un artículo llamado El aborto no libera mujeres dice que el aborto es de gran provecho para los empresarios -que no tienen que hacer concesiones a las mujeres embarazadas y a las madres-, para las escuelas -que no  tienen que adaptarse a las necesidades de los padres-, y para los hombres   irresponsables -que no tienen que comprometerse con sus compañeras o con sus  hijos. Las mujeres que aceptan el aborto han consentido en sacrificar a sus  hijos por la conveniencia del mundo de los hombres. El aborto permite que los hombres escapen a la responsabilidad por su propio comportamiento sexual. Un hombre cuyo hijo es abortado es liberado de la necesidad de que mantenga a sus hijos.

Existen otros casos mucho más complicados, por ejemplo en las situaciones en donde una mujer resulta embarazada luego de una violación.  Estas son las excepciones que algunas feministas pro aborto consideran se deben tomar en cuenta al momento de juzgar la moralidad o inmoralidad del aborto provocado. 

 La mujer de la foto es Rebecca Kiessling una joven abogada y madre que fue  concebida a través de un asalto sexual. Ella pregunta ¿merecía yo la pena   de muerte?  Lee su historia y luego te sonará ridículo tan sólo imaginar a un bebé inocente de todo, condenado a morir por su propia madre. El artículo plantea esta idea bastante dramática pero totalmente correcta: La gente valorizaba una mujer  dependiendo de quién era su padre o su esposo. Es de la época medieval el  valorizar una bebé por las acciones de su padre. Esa manera de pensar es patriarcal y antifeminista, y debería desaparecer, como épocas antiguas. Tu vales, no importa quienes sean tus padres, no importa las circunstancias en el momento de tu concepción. ¿Podrías mirar a alguien que fue concebido en violencia y decirle que ella no debió haber nacido?

He escuchado muchas veces a madres de familia disgustadas porque sus hijas comparten el salon de clases con compañeras en estado de gravidez. Yo me pregunto cuántas de estas señoras saben a ciencia cierta si sus niñas están teniendo relaciones sexuales, o si es que solamente se percatan de ello cuando se les sopla el vientre. Aquí está el primer indicio de discriminación y hostilidad hacia la condición de embarazada. Juzgan a sus hijas por un embarazo temprano, pero no reconocen las deficiencias en la relación madres a hijas y el papel de madre, que le impidieron la debida comunicación, fiscalización y educación respecto al tema. Sin esto, ¿por qué esperar el mínimo apoyo? ¿por qué nos sorprendemos?

Son decisiones difíciles de tomar, es cierto. Pero como les dije, analicemos la situación bien. La mujer verdaderamente valerosa, es aquella que se enfrenta a la vida de forma justa, digna y decente. No con soluciones precipitadas y peligrosas, para salir del apuro del momento.  El enemigo no es la vida que crece en sus entrañas, sino la discriminación, el miedo y la vergüenza que le han hecho creer que merece.

Un triunfo sobre la injusticia laboral contra las mujeres

La Organización Internacional de Trabajo reconoció públicamente que las empleadas para realizar labores domésticas, merecen un mínimo de condiciones y por tanto, deben ser legalmente respetadas.

Es una realidad que miles de mujeres en todo el mundo, dedicadas al servicio doméstico, son abusadas, maltratas y explotadas por sus empleadores. Como dice la pancarta de la foto, éste es un trabajo digno, una manera honesta y honrada de ganarse la vida y por lo tanto, merece las mismas garantías y derechos que cualquier otro trabajo. Me complace saber que se ha triunfado en este aspecto y espero de veras que Panamá fiscalice el cumplimiento de estas normas internacionales.

Es emocionante saber que estas damas trabajadoras saben expresarse con claridad y defienden sus puntos de vistas, ya que luchando con orgullo y organizadas correctamente, es la única manera de lograr metas como éstas, mismas que benefician a todas las generaciones presentes y futuras.

Así que ya saben, cuidemos la manera en que nos referimos a estas grandes mujeres. No permitamos que se sigan utilizando términos despectivos como: chachas, cachifas, sirvientas, entre otras. Son trabajadoras y merecen respeto como tales.

Para más información: http://periodismohumano.com/mujer/ni-sirvientas-ni-familiares-siempre-trabajadoras.html